LONDRES: LOS SECRETOS DE LA CAPITAL INGLESA

Londres es una ciudad archiconocida para todo el mundo pero también alberga una serie de secretos que todo el mundo que visita la capital británica debería saber. Aquí los repasamos para que si viajar a tierras londinenses le saque el máximo jugo a tu viaje.

los secretos de londres:

 

Cómo saber si la Reina de Inglaterra está en Buckingham

londres1Tradicionalmente, la única bandera que se izaba en Palacio era la Royal Standard, la enseña real de la Reina Isabel II como soberana del Reino Unido. Sólo ondeaba cuando la soberana se hallaba en casa y jamás lo hacía a media asta. En 1997, cuando falleció Lady Di, los londinenses no concebían cómo ante tal tragedia el mástil podía estar desnudo, ya que Isabel II se encontraba en su residencia escocesa de Balmoral. La reina mandó cambiar el protocolo y colgar a media asta la Union Jack. Desde entonces, si la reina está en palacio ondea la bandera real, si no está, la de Reino Unido.

Como es más que probable que aunque Isabel II se encuentre en Buckingham no salga a recibirle, quizá le convenga saber que uno de los espectáculos más con más tradición en Londres es el cambio de guardia que durante el mes de diciembre se celebra los días pares a las 11.30 horas. Los guardias coronados por enormes sombreros de pelo desfilan al ritmo de marchas militares. El evento tiene una duración aproximada de 45 minutos y conviene coger sitio con antelación ya que miles de turistas se desplazan hasta allí para contemplar el boato y pomposidad de la ceremonia.

 

¿Por qué hay un gallo azul en Trafalgar Square?

londres2A escasos metros de la imponente estatua del almirante Nelson, el héroe de la victoria naval sobre la alianza hispano francesa, un robusto gallo azul eléctrico ocupa uno de los cuatro pedestales de la londinense Trafalgar Square. ¿Qué pinta ese pajarraco tan moderno que no encaja en absoluto con el carácter sobrio y clásico del enclave frente a la National Gallery?, se preguntan muchos.Se trata de una obra de arte diseñada por la artista alemana Katharina Fritsch (1956) en fibra de vidrio, que durante un año y medio ocupará la cuarta peana de la plaza, que se empezó a construir en 1841 y sobre la que se iba a colocar una estatua ecuestre, pero debido a la falta de presupuesto la estatua nunca se llegó a terminar y nunca se colocó.

Durante años nunca se supo muy bien qué hacer con ella y el Ayuntamiento decidió convertirlo en un espacio dedicado al arte contemporáneo donde de forma rotativa se exhiben innovadores creaciones que los propios ciudadanos eligen mediante votación.

En el 2011, el «Fourth Plinth» estaba ocupado por el «Buque del Almirante Nelson en una botella de cristal», en 2012 estaba el «powerless structure» un niño de bronce en un caballo, y hoy en día se puede ver «Hahn / cock» un gallo azul que simboliza regeneración, despertar y fuerza y que ha despertado una gran controversia, primero por su estética que reabre el eterno debate de qué es arte y segundo, porque se contempla como un símbolo francés en una plaza dedicada a la victoria del Imperio británico sobre las tropas napoleónicas.

 

Larry, el otro inquilino del 10 de Downing Street

londres3Desde 1732, esta casa de estilo georgiano acoge la residencia oficial de todos los Primeros Ministros del Reino Unido, pero por motivos de seguridad una verja negra no permite el paso al público, por lo que tendrá que contemplar la mítica puerta negra desde la lejanía. Calcule sus movimientos, porque en ese momento miles de cámaras de seguridad le estarán grabando.

Quizá entre los barrotes pueda avistar a Larry, un gato atigrado, procedente de un refugio de animales, que llegó a la residencia del primer ministro, David Cameron, después de que los británicos vieran una gran rata negra junto a la puerta principal durante una retransmisión informativa de la BBC.

Un portavoz de Downing Street aseguró que Larry ya ha demostrado ser un buen cazador de ratas, habilidad que cultivó durante los años que pasó en las calles antes de ser recogido por las autoridades.

Como la casa sólo se puede visitar virtualmente, se recomienda entrar en Churchill War Rooms, situado justo detrás, donde se encuentran las oficinas centrales bajo tierra que fueron el núcleo de control del esfuerzo británico durante la guerra y donde podréis sentiros viviendo los famosos bombardeos de Londres de la II Guerra Mundial (The Blizt) por unas 16 libras.

 

Casas del Parlamento, diputado por un día

londres4Todo aquel que quiera comprobar cómo funciona la democracia británica puede pasarse por el Palacio de Westminster y asistir a una de las sesiones de la Cámara de los Comunes de lunes a jueves de forma gratuita. En la tribuna y tras una mampara de cristal se pueden seguir los debates de conservadores y liberales en vivo y en directo y sus populares abucheos. Eso sí, nada de móviles ni cámaras fotográficas.

Para aquellos que además quieran conocer los entresijos del palacio, se ofrecen varias visitas guiadas que comienzan cada 15 minutos y tienen 75 minutos de duración. Éstas sí son de pago y podrá visitar Westminster Hall y la Galería Real, con sus seis enormes pinturas de la Armada Española.

El tour prosigue por la Cámara de los Lores, dominada por un trono de oro diseñada por Augustus Welby Pugin, escenario de cientos de momentos claves en la historia inglesa. Además se realiza el mismo itinerario procesional que recorre la reina cuando se lleva a cabo la apertura oficial del Parlamento.

 

London Eye, el negocio más rentable del milenio

londres5La construcción de este icono del diseño y la ingeniería para conmemorar el cambio de milenio en seguida se adaptó a la escena londinense convirtiéndose en uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, imprescindible en el book fotográfico de los miles de turistas que recibe Londres a diario. Aunque en principio la idea no era mantenerlo de forma indefinida, cambiaron de idea dado el gran negocio económico que habían creado.

La impresionante estructura de 10 toneladas está dividida en 32 cápsulas que representan los 32 distritos de Londres. Cada una tiene capacidad para 25 personas. Cada viaje son 30 minutos. Abre todos los días del año y los tickets sencillos son a 20 libras por persona… Haga cuentas. Además si queremos mejorar la experiencia y disfrutar de una cabina en exclusiva el precio asciende a 500 libras. Otra opción es la capsula Cupido, muy recurrente para pedir matrimonio, que además incluye una botella de champagne y una caja de bombones, por 350 libras la pareja. Eso sí, no hay dinero que pague las vistas de hasta 40 kilómetros a la redonda que vislumbran desde su punto más alto en los días despejados.

 

Los cuervos negros de la Torre de Londres

londres6Este icono de la capital a orillas del Támesis alberga un sangriento y oscuro pasado que lo ha convertido en uno de los lugares donde se han visto más apariciones de fantasmas, algunos de ellos de la realeza. Desde el año 1066 sirvió como una temible prisión donde fueron encerrados personajes ilustres, después pasó a ser un castillo, posteriormente un depósito de armas y hasta durante algún siglo se convirtió en un zoo donde guardaban animales de la realeza. Hoy en día, gracias a sus muros inexpugnables, alberga las famosas joyas de la Corona británica.

Pero esta fortaleza además encierra una gran leyenda. El rey Carlos II, quien reinó en la segunda mitad del siglo XVII, difundió un decreto según el cual debe haber al menos seis cuervos siempre en la Torre. La historia dice que el día que los cuervos abandonen la Torre, el reino se desmoronará. Por ello, se les corta un trozo de ala para que no se alejen demasiado del edificio y se les mima con todo tipo de caprichos.Su cuidado cuesta unos 4.600 euros al año.

 

Tower Bridge, el americano que compró el puente equivocado

londres7Hoy en día, muchos confunden el London Bridge, un puente bastante simple, con el majestuoso Tower Bridge, de color azul, que acapara miles de postales y portadas de guías. Eso exactamente le pasó a un desafortunado comprador americano. En 1962 el Puente de Londres se quedó escaso para soportar todo el tráfico moderno de vehículos que circulaba diariamente a través de él, así que hubo que buscar alternativas.

La ciudad tuvo la suerte de que apareciera un acaudalado norteamericano, Robert p. McCulloch, presidente de la petrolera del mismo nombre, dispuesto a comprar el puente y llevárselo a los Estados Unidos, pensando que el puente que compraba era el turístico, el de las dos torres. En abril de 1968 London Bridge fue vendido por 2 millones y medio de libras y desmantelado en bloques numerados y embarcado con rumbo a América. Cuando McCulloch se enteró del error no daba crédito, sintiéndose estafado al desembolsar tal ingente cantidad por un puente sin mayor encanto.

 

El pub de Jack el destripador

londres8A la sombra de Christ Church, el pub Ten Bells poco ha cambiado desde 1888. La última víctima del asesino en serio más famoso de Londres, Jack el destripador, disfrutaba de una pinta en este pub la noche en que fue asesinada. Allí puede admirarse una pintura que muestra cómo era el barrio en el siglo XIX, el escenario del famoso criminal de la era victoriana. La historia de los asesinatos en Whitechapel es uno de los grandes misterios sin resolver en el mundo y numerosos tours recorren los puntos más siniestros donde el asesino descuartizó a sus víctimas, sin que nadie escuchase ni viese nada. Aunque no se llegó a conocer la identidad del asesino, un reciente libro escrito por una descendiente de las víctimas asegura que el infame criminal no era otro que Sir John Williams, aristócrata y médico de la reina Victoria que llevaba una doble vida.
 
 
 
Eros y Anteros en Piccadilly

londres9La famosa escultura que corona la fuente de Piccadilly Circus, ahora envuelta en una bola de nieve, punto de encuentro para miles de londinenses, se conoce popularmente como Eros, el dios griego del amor. En realidad el propósito real de la figura, ideada por el escultor Albert Gilbert y levantada en honor de Lord Shaftesbury, un desinteresado benefactor de la ciudad de Londres, fue representar la imagen de su hermano gemelo Anteros, dios del amor desinteresado. En 1893 fue considerada como demasiado vulgar por su excesiva sensualidad, por lo que fue rebautizada como Ángel de la Caridad Cristiana, que era la aproximación más cercana que se pudo inventar en un contexto cristiano para definir el papel de Anteros en el Panteón griego. Pero este nombre nunca llegó a ser ampliamente conocido, y el nombre original regresó, erróneamente acortado a Eros. Frente a él, lucen los luminosos publicitarios más famosos de la ciudad donde las grandes compañías como Coca Cola, McDonalds o Samsung pagan millonadas por anunciarse. En la historia reciente sólo se han apagado durante los años de la segunda guerra mundial y hace cinco años, durante una hora, para promover una campaña ecológica.

 

Comparte nuestro contenidoShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los comentarios están cerrados.

No se admiten más comentarios